Resumen de «Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva» de Stephen R. Covey

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva - PORTADA

Calificación: 10/10.

Compra el libro los 7 hábitos de la gente altamente efectiva en Amazon.

Resumen del Libro en un Párrafo

El libro los 7 hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen Covey recopila hábitos y principios universales para la excelencia personal. Las herramientas que proporciona el autor en este libro te servirán para vivir una vida de éxito, productividad, y buenas relaciones interpersonales.

Ideas Clave del Libro

  • Para tener un cambio duradero, debemos hacerlo desde nuestro interior (nuestra forma de pensar y nuestras creencias), y no solo cambiar nuestras conductas.
  • «Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto, sino un hábito». – Aristóteles
  • Todas las relaciones interpersonales tienen una cuenta bancaria emocional. A esa cuenta bancaria se le pueden hacer depósitos (siendo cortés, amable, manteniendo compromisos), pero también se le pueden hacer retiros (siendo descortés, estando ausente, siendo irrespetuoso, etc.). Mantén la cuenta bancaria emocional en saldo positivo y las personas querrán ayudarte.
  • Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva son:
    • Hábito 1: Ser proactivo. Evita hacerte la víctima de las circunstancias. Las personas proactivas hacen que las cosas sucedan.
    • Hábito 2: Comienza con el fin en mente. Debemos tener bien claro qué es lo que queremos en nuestra vida.
    • Hábito 3: Poner primero lo primero. Define claramente las prioridades que te ayudarán a lograr tus objetivos. No siempre lo más urgente es también lo más importante. Debemos dar prioridad a lo que es realmente importante para el cumplimiento de los objetivos, y siempre hay que evitar que las urgencias consuman todo nuestro tiempo.
    • Hábito 4: Pensar ganar-ganar. Siempre hay que buscar relacionarnos con personas con las que podamos obtener un beneficio mutuo.
    • Hábito 5: Busca primero entender, luego ser entendido. Todas las personas quieren ser comprendidas, y nos ayudarán con mayor disposición si buscamos primero entenderlos, antes de que nos entiendan a nosotros.
    • Hábito 6: Haz sinergia. El máximo logro se obtiene a través de la sinergia con otras personas. La gente altamente efectiva es muy buena para hacer sinergia con los demás.
    • Hábito 7: Afilar el hacha. Debemos renovarnos constantemente a nivel mental, físico, social y espiritual.

Resumen Completo del Libro

Introducción

El autor Stephen Covey asegura que él no inventó los 7 hábitos de la gente altamente efectiva que plasmó en su libro. Dice que él simplemente los identificó y organizó en un método de trabajo secuencial.

El autor dice que estos principios son leyes naturales atemporales que siempre han existido, y por eso es por lo que son tan poderosos. Siempre han funcionado: funcionan hoy, y funcionarán en el futuro.

Los principios del libro de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva se enfocan en desarrollar el carácter, y no en «tener éxito rápido». No son una fórmula mágica, son principios que funcionan, pero toma trabajo y esfuerzo implementarlos.

Parte 1: Paradigmas y principios

De dentro hacia fuera

Muchas personas que han obtenido éxito externo y material se encuentran batallando, y tienen un malestar interior que no les permite sentirse bien del todo. Sienten una incoherencia personal.

Estas personas se han enfocado en cambiar sus «tácticas», o en cambiar su entorno, y han sacrificado una vida por otra. Por ejemplo, han sacrificado su vida familiar, a cambio de tener éxito en lo profesional. Por eso se sienten de esa manera.

El verdadero éxito se obtiene al cambiar de dentro hacia fuera, y no de afuera hacia dentro.

Existen dos tipos de ética para la transformación personal:

  1. Ética de carácter. La ética de carácter se basa en que las personas solo podrán experimentar el verdadero éxito y una felicidad duradera cuando integren los principios de éxito a su carácter, a su forma natural de ser.
  2. Ética de personalidad. La ética de personalidad se enfoca en cambiar actitudes y conductas, habilidades y técnicas, para lubricar el proceso de interacción humana.

La ética de carácter se enfoca en cambiar desde adentro. La ética de personalidad se enfoca en cambiar únicamente el exterior.

Nuestro enfoque debe ser el desarrollo de la ética de carácter. Porque cambiar desde dentro representa un cambio más duradero. Las técnicas basadas en la ética de personalidad no son permanentes, porque solo se enfocan en el exterior.

Los paradigmas

Un paradigma es simplemente la forma en que vemos al mundo, no en términos visuales, sino en términos de percepción, entendimiento, e interpretación.

Nuestros paradigmas se han formado a través de nuestras influencias familiares y sociales. Estos paradigmas a veces nos engañan porque creemos que el mundo es como nuestro paradigma nos hace creer que es.

Mientras más conozcamos acerca de nuestros paradigmas, mejor podremos entender cómo es que estos influyen en nuestras vidas, y podremos identificar también cuáles son los paradigmas que nos afectan negativamente.

Si queremos hacer un cambio efectivo en nuestras vidas, entonces es un hecho que necesitaremos cambiar muchos de nuestros paradigmas.

El cambio viene desde dentro. Se trata de cambiar nuestro carácter, de cambiar nuestros paradigmas.

Un paradigma centrado en principios

Los principios son como faros en el mar. Nos guían en la oscuridad. Nos dicen hacia donde debemos dirigirnos, y cómo debemos comportarnos.

Debemos basar nuestro comportamiento en principios, y no en prácticas.

No existen atajos. Muchas personas quieren enfocarse en la solución rápida a los problemas. Quieren un curita emocional. Pero para tener un éxito duradero en nuestras vidas, necesitamos dejar de pensar en esa manera. Y hay que pensar en cambiar desde adentro.

Panorama general de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

«Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto, sino un hábito». – Aristóteles

Nuestro carácter se compone de hábitos:

«Siembra un pensamiento, y tendrás una acción; siembra una acción, y tendrás un hábito; siembra un hábito, y tendrás carácter; siembra carácter, y tendrás un destino».

Los hábitos son una fuerza natural como la gravedad. Los hábitos nos jalan a hacer cosas. Nuestros hábitos actuales pueden evitar que hagamos lo que necesitamos, pero también pueden ayudarnos a hacer lo que necesitamos. Debemos utilizarlos a nuestro favor.

Qué es un hábito

Según Stephen Covey, un hábito es la intersección de conocimiento (qué hacer y por qué), capacidad (cómo hacerlo), y deseo (querer hacerlo). Y desarrollar un hábito requiere trabajar en estas tres dimensiones.

Las tres dimensiones de los hábitos
Las tres dimensiones de los hábitos
El continuo de la madurez

El continuo de la madurez se basa en tres aspectos importantes:

  1. Dependencia. Las personas dependientes necesitan a los demás para lograr lo que quieren.
  2. Independencia. Las personas independientes pueden lograr lo que quieren a través de su propio esfuerzo.
  3. Interdependencia. Las personas interdependientes pueden combinar sus esfuerzos para lograr un éxito más grande.

Las personas interdependientes son las que han alcanzado la mayor madurez de todas, y son mucho más efectivas que las demás.

Diagrama de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva
Diagrama de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva
Efectividad definida

Según Stephen Covey, la efectividad es un balance entre lo que él llama P/CP. La P significa producción, mientras que CP significa capacidad de producción.

No se trata solo de producir, sino de mejorar constantemente nuestra capacidad para producir.

Es sumamente importante mantener un balance entre estas dos cosas para ser mejor en el largo plazo.

Parte 2: la victoria privada

Hábito 1: Ser proactivo

Según Stephen Covey, la proactividad significa muchísimo más que simplemente tomar la iniciativa.

Para el autor, existen dos tipos de personas.

  1. Las personas proactivas. Las personas proactivas son aquellas que toman responsabilidad de sus acciones. Son aquellos que no culpan las circunstancias, ni las condiciones. Sus acciones son un producto de su propia decisión, basadas en valores, en lugar de ser producto de sus condiciones, basadas en sentimientos. Las personas proactivas actúan a pesar de que llueva, truene o relampaguee.
  2. Las personas reactivas. Las personas reactivas son afectadas por sus entornos. Si el clima es bueno, se sienten bien. Si el clima es malo, entonces esto afecta sus actitudes y su desempeño. Las personas reactivas son afectadas por el ambiente social. Cuando los tratan bien se sienten bien, cuando los tratan mal, se sienten mal y eso afecta su desempeño.

La habilidad de subordinar un impulso ante un valor es la esencia de las personas proactivas. Las personas proactivas son conducidas por valores.

Las personas reactivas son conducidas por sentimientos, circunstancias, condiciones, y por su ambiente. Tienden a hacerse las víctimas de la situación.

Las personas proactivas sí son influidas por el estímulo externo, ya sea físico, social, o psicológico. Pero su respuesta a estos estímulos se basa en sus propios valores.

La proactividad no significa ser agresivo. La proactividad significa reconocer que eres el único responsable de lograr que las cosas sucedan.

Las personas proactivas son recursivas. Es decir, buscan la forma de solucionar los problemas y de superar las situaciones, sin necesidad de que alguien les diga cómo hacerlo.

El círculo de preocupación y el círculo de influencia

Una excelente forma de ser más consciente de nuestro propio nivel de proactividad se consigue al utilizar el círculo de influencia.

Nuestro círculo de influencia (las cosas que están en nuestro control) está rodeado por el círculo de preocupación (cosas que no están en nuestro control).

El círculo de la preocupación y el círculo de la influencia
El círculo de la preocupación y el círculo de la influencia.

Las personas proactivas siempre ven a través de su círculo de influencia y buscan la forma de incrementarlo. Es decir, buscan la forma de que sus pensamientos y acciones estén a la altura de cada situación.

Por su parte, las personas reactivas ven las cosas a través del círculo de preocupación y tienden a hacerlo más grande de lo que realmente es.

Hábito 2: Comenzar con el fin en mente

Según Stephen Covey, comenzar con el fin en mente significa empezar con un claro entendimiento de tu destino. De esta manera sabrás donde estás parado en este momento, para posteriormente caminar en la dirección correcta.

Un problema que sucede con frecuencia es este: es posible estar ocupado sin ser realmente efectivo.

Puede que estemos muy ocupados, puede que seamos muy eficientes, pero seremos realmente efectivos cuando comencemos con el fin en mente.

Todo debe ser creado dos veces

Según Stephen R. Covey, todas las cosas son creadas dos veces: una vez en tu mente y otra vez en la vida real.

Esa es la esencia de comenzar con el fin en mente.

  1. La primera creación. Primero necesitas crear tus objetivos en tu mente. Planearlos e imaginarlos correctamente.
  2. La segunda creación. Una vez que sabes exactamente lo que quieres lograr, el siguiente paso es crearlo en la vida real.
La misión personal

Una estrategia sugerida por Stephen Covey para mantener el fin en mente es la de escribir una misión personal.

Escribir una misión personal se trata de escribir un texto breve que contenga los principios sobre los que quieres basar tu vida, para que puedas leerlos con frecuencia, y que así recuerdes en tu día a día los principios que quieres seguir.

Escribir una misión personal no es algo sencillo. Te tomará meses redactarlo, porque es muy difícil definir lo que quieres para el resto de tu vida en unos cuantos minutos.

¿Qué te gustaría haber conseguido antes de morir?

Stephen Covey nos invita en su libro a reflexionar acerca de lo que nos gustaría conseguir antes de morir. Es importante visualizar el momento de nuestro funeral, y pensar en lo que nos gustaría que nuestros familiares, amigos, y colegas digan de nosotros al momento de nuestra muerte.

Esa es una de las mejores formas de entender qué es lo que quieres en esta vida.

Hábito 3: Poner primero lo primero

«Las cosas que más importan nunca deben estar a la merced de las que menos importan». – Goethe

Según Stephen Covey, la esencia de la administración de tiempo puede ser capturada con la siguiente frase: organiza y ejecuta en base a las prioridades.

Entenderemos a profundidad lo que es una efectiva administración del tiempo al analizar la matriz que te presento a continuación.

Matriz de Administración del Tiempo

Revisa detenidamente cada uno de los cuadrantes.

  1. Las tareas del cuadrante I son urgentes e importantes. Actividades con resultados significativos que requieren atención inmediata. Las actividades de este cuadrante normalmente son crisis o problemas. Si te enfocas en este cuadrante, lo harás más y más grande. El cuadrante I consume a muchas personas, porque, una vez que solucionas un problema urgente, aparece otro, y otro, y otro.
  2. Las tareas de los cuadrantes III y IV no son importantes, y uno de ellos no es urgente. Las personas que pasan tiempo en los cuadrantes III y IV son personas que llevan vidas irresponsables, de muy poca productividad. Estas personas se la pasan realizando actividades triviales que «parecen» importantes, pero que nunca suman nada para su éxito.
  3. Las tareas del cuadrante II no son urgentes, pero son las más importantes. El cuadrante II es el corazón de una efectiva administración personal y del tiempo. Se trata de actividades que no son urgentes, pero que son extremadamente importantes. Aquí encontramos actividades como el crecimiento personal, el desarrollo de relaciones, planear, ejercitarse, prepararse. Todas esas cosas que sabemos que debemos hacer, pero que la mayoría del tiempo ignoramos porque no son urgentes.

La clave está en enfocarse en el cuadrante II, y desarrollarlo con prioridad.

En el argot de la administración efectiva del tiempo, las actividades del cuadrante II son aquellas actividades que aplican el Principio de Pareto. Este principio dice que el 80% de los resultados se obtienen a través del 20% de nuestras acciones. Las acciones del cuadrante II son ese 20%.

El paradigma del cuadrante II nos enseña a ver las cosas a través del lente de la importancia, en lugar del lente la urgencia.

Haz una lista de las actividades que no son urgentes, pero que te ayudarían a que tu vida sea mucho mejor. Haz que estas actividades sean prioridad en tu día a día.

Parte 3: la victoria pública

Paradigmas de interdependencia

Para tener éxito en las relaciones y en el trabajo con otras personas, es importante tener primero una madurez individual. Los primeros tres hábitos se encargan de esa madurez individual.

Según Stephen Covey, la interdependencia es un logro que solo pueden obtener las personas que son independientes (lo cuál se logra con los hábitos 1, 2, y 3).

Los hábitos 4, 5, y 6, se tratan de esa interdependencia. Se tratan de tener éxito en las relaciones y en el trabajo con otras personas.

La cuenta bancaria emocional

La cuenta bancaria emocional es un concepto importante en el desarrollo del éxito.

Todas las relaciones interpersonales tienen una cuenta bancaria emocional. A esa cuenta bancaria se le pueden hacer depósitos, pero también se le pueden hacer retiros.

  1. Depósitos a la cuenta bancaria emocional. Se realizan al ser cortés, amable, honesto, ofreciendo disculpas sinceras cuando se cometen errores, y manteniendo los compromisos.
  2. Retiros a la cuenta bancaria emocional. Se realizan al ser descortés, irrespetuoso, ausente, reaccionando negativamente, ignorando, traicionando, amenazando.

Mantener la cuenta bancaria emocional de nuestras relaciones con un balance positivo nos ayuda a sostener e incrementar esa capacidad productiva (mencionada anteriormente) en nuestras relaciones.

Hábito 4: Pensar Ganar-Ganar

Según el autor, los seis paradigmas de la interacción humana son:

  1. Ganar-Ganar. Busca el beneficio mutuo en todas las interacciones humanas.
  2. Ganar-Perder. El típico yo gano, tú pierdes.
  3. Perder-Ganar. En este paradigma yo pierdo, y el otro gana.
  4. Perder-Perder. Este paradigma se trata de que todos pierden, y nadie se beneficia.
  5. Ganar. Este paradigma es egoísta, y solo se enfoca en ganar, no piensa en los demás.
  6. Ganar-Ganar, o no hay trato. Si no ganamos los dos, mejor no hagamos nada.

En la mayoría de las situaciones, el paradigma ideal es el primero, Ganar-Ganar. Es el que debemos perseguir.

Cuando la ocasión lo permita, es importante que tratemos de implementar el paradigma Ganar-Ganar, o no hay trato.

Ganar-Ganar, o no hay trato, se basa en que, si no podemos encontrar una forma de beneficiarnos los dos, es mejor que no hagamos nada.

Ganar-Ganar, o no hay trato es una de las mejores formas de abordar relaciones de negocios, porque así te aseguras de que será una relación duradera que beneficiará a todas las partes involucradas.

Las 5 dimensiones de ganar-ganar
  1. Carácter. El carácter es la base. Debemos ser personas íntegras para pensar en el beneficio de los demás; debemos tener madurez para reclamar lo que es nuestro, pero también para ser considerados con los demás; debemos tener mentalidad de abundancia para saber que todos podemos salir beneficiados.
  2. Relaciones. La cuenta bancaria emocional en nuestras relaciones es importante para que haya un verdadero ganar-ganar. Debemos hacer depósitos, y evitar hacer retiros.
  3. Acuerdos. En un acuerdo ganar-ganar, se establece por adelantado cuáles serán los resultados deseados; cuáles serán las directrices; cuáles serán los recursos; quién se encargará de monitorear que las cosas sucedan; cuáles serán las consecuencias.
  4. Sistemas de soporte y procesos. En las organizaciones debe haber sistemas y procesos que soporten la filosofía ganar-ganar. De lo contrario, todo se quedará solo en un deseo. Si los métodos que utilizan en una empresa no toman en cuenta el ganar-ganar, todo se caerá a la hora de llevar a cabo los acuerdos.

Hábito 5: Buscar primero entender, luego ser entendido

Muchos tenemos la mala costumbre de acelerarnos y querer arreglar las cosas dando un consejo. Pero con frecuencia fallamos para diagnosticar y realmente entender primero con profundidad el problema.

El principio de buscar primero entender, luego ser entendido, es esencial para tener una efectiva comunicación interpersonal.

Pasamos mucho tiempo de nuestras vidas aprendiendo a escribir y a leer, y también aprendiendo a hablar. Pero pasamos muy poco tiempo aprendiendo a escuchar. Sin embargo, escuchar es importante para ganar la confianza de las personas.

Todas las personas queremos sentirnos entendidas. Nuestras conversaciones muchas veces se convierten en un monólogo (solo hablamos nosotros), y nunca entendemos lo que hay dentro del otro ser humano.

Escuchar con empatía

Escuchar con empatía es la clave para buscar primero entender, luego ser entendido.

Escuchar con empatía significa escuchar con la intención de entender.

No se trata de estar de acuerdo con alguien. Se trata de entender con profundidad a la persona, emocionalmente, así como intelectualmente.

Escuchar con empatía es la clave para hacer depósitos en la cuenta bancaria emocional.

Diagnostica antes de prescribir

Un profesional de la salud nunca receta un medicamento sin antes diagnosticar.

Lo mismo debemos hacer nosotros. Antes de querer dar un consejo, o querer recomendar a alguien lo que es mejor, debemos escuchar y entender, para posteriormente diagnosticar de manera acertada.

Este principio es igual de cierto cuando se trata de vender. Los buenos vendedores buscan primero entender, para posteriormente ser capaces de vender en base a las necesidades explícitas del cliente potencial.

Hábito 6: Haz sinergia

Hacer sinergia con otras personas es una actividad de altísimo nivel en esta vida, y es la más grande prueba y manifestación de la práctica de todos los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.

Todos los hábitos anteriores te preparan para este.

Hacer sinergia, definido en palabras simples, significa que el todo es la suma de sus partes.

Cuando te comunicas sinérgicamente, estás abriendo tu mente, tu corazón y tus expresiones a nuevas posibilidades, nuevas alternativas, y nuevas opciones.

Al combinar los ingredientes de la cuenta bancaria emocional, pensar ganar-ganar, y buscar primero entender y luego ser entendido, crearás un ambiente óptimo para la sinergia.

Valorar las diferencias entre las personas

Valorar las diferencias entre las personas es esencial para crear sinergia.

Las diferencias entre las personas son mentales, emocionales, y psicológicas.

La clave para valorar todas estas diferencias está en entender que todas las personas ven el mundo de manera diferente, no como es, sino como ellos son.

Valorar las diferencias entre las personas es útil porque cuando dos personas tienen la misma opinión, entonces una de ellas es innecesaria.

Parte 4: Renovación

Hábito 5: Afilar la sierra

Stephen Covey nos comparte una breve fábula para entender la importancia del principio de afilar la sierra.

Supón que visitas en el bosque a alguien que está trabajando fervientemente en serruchar un árbol.

«¿Qué estás haciendo?» tú preguntas.

«¿Qué no ves?» la persona responde impacientemente. «Estoy serruchando este árbol».

«¡Te ves cansado!» le dices. «¿Cuánto tiempo llevas haciéndolo?».

«Más de cinco horas», él responde de vuelta. «¡Y estoy cansado! ¡Es mucho trabajo!».

«Bueno. ¿Por qué no tomas un descanso algunos minutos para que puedas afilar la sierra?» tú le preguntas. «Estoy seguro de que así sería mucho más rápido».

«No tengo tiempo para afilar la sierra» el hombre responde empáticamente. «Estoy muy ocupado serruchando».

Afilar la sierra es importante para renovarnos y para mejorar constantemente nuestra capacidad de producción.

Cuatro dimensiones de renovación

Existen cuatro dimensiones para renovarnos:

  1. Física. La mejoramos a través de ejercitarnos, dormir bien, comer sanamente, y manejando bien el estrés.
  2. Mental. La mejoramos leyendo, planeando, escribiendo (un diario), visualizando (nuestro futuro).
  3. Social y emocional. La mejoramos sirviendo a los demás, empatizando con los demás, haciendo sinergia.
  4. Espiritual. La mejoramos con meditación, clarificando nuestros valores personales, y comprometiéndonos con ellos.

La renovación es el principio y el proceso que nos permite movernos en un espiral de crecimiento para cambiar y mejorarnos constantemente.

«El Señor trabaja de dentro hacia fuera. El mundo trabaja de afuera hacia dentro. El mundo trata de sacar a la gente de los barrios pobres. Cristo saca la pobreza de la gente, y luego ellos mismos se sacan de los barrios pobres. El mundo moldea al hombre al cambiar su entorno. Cristo cambia a los hombres, para que posteriormente ellos cambien su entorno. El mundo le dará forma a la conducta humana, pero Cristo cambiará la naturaleza humana». – Ezra Taft Benson, exsecretario de agricultura de Estados Unidos

Mi Opinión Acerca del Libro Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva es un libro básico que todos deben leer desde muy jóvenes.

En lo personal, este libro cambió mi forma de ver el éxito, e incrementó dramáticamente mi productividad.

La idea bomba de este libro la encontré en el método de administración del tiempo basado en la matriz de la administración del tiempo. Aprendí que las actividades del cuadrante II (importantes, pero no urgentes) son la clave para tener la vida que quieres tener.

Esa simple idea hace que este libro valga la pena.

Mi consejo para ti es el siguiente:

Lee el libro, pon los principios en práctica, y sé testigo de cómo tu vida empieza a cambiar para bien.

Compra el libro los 7 hábitos de la gente altamente efectiva en Amazon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.