Resumen de «The Family Board Meeting» por Jim Sheils

The family board meeting book cover

Calificación: 10/10

Compra este libro en Amazon.

Resumen rápido

The Family Board Meeting por Jim Sheils es un éxito de ventas en Amazon que te ayudará a crear relaciones profundas y de confianza con tus hijos.

Está basado en la idea de invertir tiempo de calidad con tu hijo. Y Jim ofrece la Estrategia de Juntas Familiares para lograrlo.

La Estrategia de Juntas Familiares es un método simple que puedes entender e implementar rápidamente.

Ideas clave

  • La clave para desarrollar relaciones profundas y de confianza con tus hijos es invertir tiempo de calidad con ellos. Eso es más importante que el dinero, que las escuelas privadas, y que los regalos vacíos.
  • La Estrategia de Juntas Familiares es el vehículo para tener tiempo de calidad con tus hijos.
    • Al menos cada cuarto de año tendrás una Junta Familiar con tu hijo.
    • Debe ser de cuatro horas ininterrumpidas como mínimo.
    • Reúnete uno-a-uno con tu hijo (sí, debes tener Juntas Familiares por separado con cada uno de tus hijos).
    • Sin electrónicos (nada de smartphones, tabletas, o laptops).
    • Realiza una actividad de la elección de tu hijo.
    • Cierra con una reflexión.
  • Las Juntas Familiares pueden ser implementadas desde los dos años y medio. No hay límite de edades. Nunca se es demasiado viejo para tener tiempo de calidad.

Resumen completo

Introducción

La clave para desarrollar relaciones profundas y de confianza con tus hijos es invertir tiempo de calidad con ellos. Eso es más importante que el dinero, que las escuelas privadas, y que los regalos vacíos.

Capítulo 1: La pregunta más importante

Tu hijo necesita más que solo “tiempo”. El tiempo por sí solo nunca resultará en una verdadera conexión entre padre e hijo.

El tiempo que inviertes con tu hijo sin intención ni concentración es solo tiempo vacío.

El tiempo de calidad es diferente. Es tiempo con propósito y concentración. Es lo que los niños necesitan más.

La mayoría de las personas no entiende la diferencia entre tiempo y tiempo de calidad.

Tiempo juntos no es lo mismo que tiempo de calidad juntos.

Una pregunta importante:

¿Cuándo fue la última vez que invertiste todo el día a solas con tu hijo, sin distracciones electrónicas, al mismo tiempo que disfrutaron de una actividad divertida y tuvieron una conversación profunda?

Una pregunta aún más importante:

¿Qué es más importante, tu trabajo o tus hijos?

Capítulo 2: La revolución del tiempo de calidad

El tiempo de calidad crea conexiones.

Cuando sucede una conexión con tu hijo, ambos se sienten en la misma página, se divierten, y tienen un momento profundo de convivencia (un momento mágico).

La Estrategia de Juntas Familiares te permitirá lograr esto:

  • Conocerás mejor a tu hijo.
  • Tu hijo apreciará lo que tiene.
  • Tu hijo tomará la decisión correcta cuando tú no estás supervisando.
  • Acudirá a ti cuando necesite consejo, antes de pedirlo a sus amigos o a Internet.

Las palabras y los sermones nunca podrán lograr lo que se puede lograr a través del tiempo de calidad y la consistencia.

Capítulo 3: La Estrategia de Juntas Familiares

Así es como funciona esta estrategia:

Al menos cada cuarto de año tendrás una Junta Familiar con tu hijo.

Debe ser de cuatro horas ininterrumpidas como mínimo.

Reúnete uno-a-uno con tu hijo (sí, debes tener Juntas Familiares por separado con cada uno de tus hijos).

Sin electrónicos (nada de smartphones, tabletas, o laptops).

Realiza una actividad de la elección de tu hijo.

Cierra con una reflexión.

Capítulo 4: Por qué las Juntas Familiares funcionan

Principio #1: Planificación. Lo que se pone en el calendario, normalmente termina haciéndose. Programa tus juntas familiares por adelantado. No debe haber un solo periodo de 90 días en el que no se planifique una junta familiar

Principio #2: Repetición. Tener una junta familiar cada cuarto de año creará un hábito a través del poder de la repetición. 90 días es un intervalo suficientemente corto para enfocarse en un objetivo, pero suficientemente largo para evaluar el progreso.

Principio #3: Anticipación. Nuestro objetivo es maximizar el tiempo de calidad, y eso incluye crear una experiencia de anticipación.

Principio #4: Reflexión. El periodo de 90 días permitirá una reflexión poderosa y continua.

Principio #5: Descompresión. El diccionario dice que la descompresión es “aliviar la presión o compresión.” En otras palabras, significa relajarse. Las relaciones se construyen cuando las personas están descomprimidas. Por eso queremos tener cuatro horas de tiempo ininterrumpido.

Principio #6: Magnificación. Es más fácil apreciar la complejidad de tu relación con tu hijo cuando pones una concentración intensa en ella.

Principio #7: Simplicidad. Esta estrategia es tan simple que cualquiera puede implementarla.

Capítulo 5: Los tres pasos

Paso 1: Reuniones uno a uno.

Las reuniones uno-a-uno permiten desarrollar relaciones y conexiones más profundas con tus hijos (y, de hecho, este principio funciona con cualquier relación).

Sería un error tratar de llevar a cabo una Junta Familiar con todos tus hijos de forma simultánea.

Paso 2: Desconecta para conectar (sin electrónicos).

No debe haber dispositivos electrónicos en tus Juntas Familiares. Al fallar en esta regla, sabotearás el principio de descompresión y magnificación.

La regla es que no debe haber mensajes, correos, llamadas, ni pantallas. Teléfono apagado. No sonidos, no alertas, no vibraciones. Computadora apagada. Televisión apagada.

La única excepción es esta: cerca de la mitad o el final de tu junta familiar, es buena idea tomarse una fotografía para conmemorar el evento.

Paso 3: Escoge actividades divertidas.

Los niños han desarrollado aversión a la compañía de los adultos porque las experiencias no son divertidas la mayoría del tiempo.

Forzar a los niños a que realicen ciertas actividades crea más separación.

Por eso es por lo que tu hijo necesita escoger la actividad. Debe ser su elección, no la tuya.

Esto también es una gran forma de conocer más acerca de los intereses de tu hijo y de tu hija.

El poder de la reflexión.

Una reflexión final es donde todo se resume.

Puede ser de cinco minutos. Es mejor mantener las reflexiones cortas.

La idea aquí es desarrollar una lección o una discusión a partir de la actividad que experimentaron juntos.

Puedes comenzar preguntando: ¿Cuál fue tu parte favorita del día?

Estas reflexiones pueden salirse totalmente de lugar y caer en temas más profundos como sexo, drogas, y presión social. Al principio esto puede sentirse tenebroso, pero ese es el poder de la verdadera conexión. No intentes ser un super héroe. Deja que tus hijos sepan que tú también tuviste dificultades, y que tú también tenías miedo. Di la verdad.

Existe la posibilidad de que tu hijo no se abra de inmediato durante las primeras reuniones. Crear confianza toma tiempo. Solo mantente ahí para él y crea consistencia.

No le des sermones. No funcionaron para ti. Tampoco funcionarán para ellos.

Capítulo 6: Las juntas familiares en acción

En este capítulo, Jim comparte cómo es que las juntas familiares ayudaron a su hijo a superar su miedo a las alturas. Y superar este miedo también enseñó a su hijo la importancia de enfrentar los miedos en la vida.

Capítulo 7: Los mejores consejos para tener juntas familiares exitosas

  1. Debes estar presente mentalmente en la junta.
  2. Baja tus defensas.
  3. No amontones mucho contenido. Las reflexiones deben de ser cortas.
  4. Di lo que sientes. Habrá momentos de claridad emocional y querrás decir algo. Dilo.
  5. Diviértete.

Capítulo 8: Preguntas frecuentes

Las juntas familiares pueden empezar a implementarse desde los dos años y medio. No hay límite de edades. Nunca se es demasiado viejo para tener tiempo de calidad.

Para empezar con las reflexiones, puedes ofrecer un cumplido genuino a tu hijo, ofrecer una disculpa sincera, compartir una historia del pasado, o preguntar: “¿cuál fue tu parte favorita del día?”.

Esta estrategia funciona para cualquier relación.

Capítulo 9: Dieciocho veranos

Solo tendrás dieciocho veranos con tus hijos, aprovéchalos al máximo.

No importa en qué punto de tu vida te encuentres, puedes tener tiempo de calidad con tus hijos.

Mi opinión acerca de este libro

Aunque mi hija aun es una bebé y no puedo implementar esta estrategia ahora mismo, creo que será clave en el desarrollo de mi relación con ella.

Este libro es muy corto, y la información de mucha calidad. Opino que debe leerlo cualquier persona que de verdad quiera a sus hijos.

Cambiará totalmente tu vida familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.